Equipaje: nueve consejos imprescindibles para tu maleta

Cómo hacer una maleta
Cómo hacer una maleta

Como todo en esta vida, incluso los viajes tienen su parte mala como, por ejemplo, hacer la maleta. Si señores, las maletas no se hacen solas. Podemos vivir en el siglo XXI, un siglo lleno de tecnologías que avanzan a la velocidad de la luz. Podemos vivir en un mundo en el que se pueden tener conversaciones a tiempo real con personas a kilómetros de distancia o tener toda la información del mundo a un solo click en el teléfono, pero seguimos viviendo en un mundo en el que las maletas no se hacen solas. Triste pero cierto. Y por ello, yo, buena samaritana, ofrezco información basada en mis meteduras de pata mi experiencia. Empecemos, pues.

1. Ropa: Antes de empezar a llenar la maleta con bikinis o abrigos, hay que mirar las predicciones del tiempo porque, (oh, sorpresa) en el Caribe también llueve y en Rusia hay verano. Sólo con poner en Google “tiempo Madrid”, por ejemplo, ya nos aparecen un montón de páginas con las predicciones para los siguientes 15 días. Para cuando nuestro viaje no sea sólo de vacaciones sino algo más largo, podemos, también, mirar páginas  sobre la ciudad en cuestión que contengan información sobre el clima. Pero, lamentablemente, no recomiendo esta segunda opción. En los últimos tiempos nos encontraremos muchos sitios en los que el tiempo ya no es como era (¿Calentamiento global?).

2. Prendas inesperadas: Como he mencionado en el punto 1, incluso en el Caribe puede llover (y mucho) e incluso en el país más frío del mundo puede haber piscinas climatizadas. ¡Siempre hay sitio para un bañador y un paraguas!

3. Farcruz14bmacia: Sobre todo para viajes largos o mudanzas en los primeros meses, no hay nada peor que necesitar una farmacia y no hablar el idioma ni conocer las marcas. Un pequeño botiquín nunca está demás. Podemos incluir aspirinas, tiritas y un termómetro.

4. Otros útiles: Igual que los útiles de farmacia, suelen ser cosas que todos tenemos en casa y nadie se acuerda de cuándo los compró. Por eso, cuando viajamos, no nos damos cuenta de que no lo tenemos hasta que realmente lo necesitamos. Podemos incluir, por ejemplo, un kit de costura, un kit de manicura, bolígrafos y papel y un largo etcétera que depende del estilo de vida de cada uno.

5. Móvil liberado: Cuando llegamos a otro país, lo mejor que podemos hacer es comprar uniphone-37856_640 tarjeta SIM con un número local para no depender de las altísimas tarifas de los operadores con roaming. Pero para poder utilizarlas, necesitamos un teléfono que esté liberado, puesto que cuando compramos uno con una compañía, lo normal es que no acepte tarjetas de otros operadores. Si ya hemos cumplido el tiempo de permanencia con nuestra compañía, ellos mismos lo pueden liberar. Si no, hay muchas tiendas que ofrecen este servicio por poco dinero. Aunque si nos vamos por mucho tiempo, mi recomendación es, directamente, utilizar un teléfono multi-Sim para, así, poder tener los dos números funcionando a la vez.

cosmetics-106982_6406. Productos de baño: Hay muchas personas que son un poco maniáticas en cuanto a comprar determinadas marcas. Mi consejo es no llevar nada. Casi todas las marcas se pueden encontrar en cualquier supermercado del mundo y son cosas que hacen aumentar mucho el peso de nuestro equipaje. Pero sí que aconsejo, sobre todo si llegamos en fin de semana, llevar productos en formato mini para poder sobrevivir un par de días hasta que podamos hacer la compra. Podemos rellenar alguna botellita pequeña que tengamos por casa o comprarlo. Los grandes supermercados suelen tener estos productos.

7. Dinero: Aunque vayamos con el dinero contado hasta el último céntimo para no pasarnTarjetas-de-creditoos de presupuesto, es recomendable contar con una tarjeta de crédito ACTIVADA (las tarjetas hay que activarlas antes de empezar a usarlas). Nunca se sabe lo que puede pasar, además de que, en ciertas ocasiones, las podemos necesitar, como para confirmar la reserva de un hotel o alquilar un coche. Además de esto, siempre es recomendable comprobar que nuestro banco no tiene limitaciones en el país de destino (es raro, pero pasa).

scales-147219_6408. El peso del equipaje: Normalmente, las compañías suelen permitir un peso por maleta de 23-32 kilos, dependiendo de lo lejos que sea el destino. Sin embargo, las compañías Low Cost, aunque ofrecen las mismas limitaciones, son de pago. Por ello, tenemos que tener muy en cuenta lo que queremos incluir en nuestra maleta. Lo mejor que podemos hacer es pesar la maleta en casa en una báscula normal antes de salir. Si no podemos, o si queremos estar más seguros, la podemos pesar en el aeropuerto antes de facturar (las cintas de las mesas de facturación son básculas y podemos usar las que no están utilizando en ese momento). Si vemos que nos sobra algo de peso, lo cambiamos a la maleta de mano y ¡listo!

9. Paciencia, paciencia y paciencia. Y, por supuesto, lo de sentarnos en la maleta para conseguir cerrarla, funciona.

Y, a partir de aquí, ya sólo queda ¡planear el viaje!

Y, hasta aquí, todos los consejos que mi cabecita puede recordar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s